Ácido Hialurónico – rejuvenecimiento facial

Los rellenos inyectables con ácido hialurónico, tienen como objetivo restaurar la pérdida de volumen que se produce por la atrofia que sufren los tejidos con el paso del tiempo.

Con el uso de estas substancias se restaura la armonía entre las diferentes zonas faciales y se corrige el DESCENSO que se produce en diferentes partes de la cara por la aparición de dicha atrofia.

Con dichas sustancias, el cirujano oculoplástico trata la zona periocular que incluye las cejas, la zona lateral de los párpados, los surcos pronunciados en el párpado superior, disimula las bolsas inferiores y mejora la transición entre el párpado inferior y la parte media de la cara, y, en caso necesario, aumenta el volumen de la zona de las mejillas para conseguir un aspecto de mayor rejuvenecimiento.

Los resultados son visibles a los pocos minutos del tratamiento.

rellenos-inyectablesLas inyecciones se realizan en la consulta y la recuperación es inmediata aunque existe el riesgo de aparición de leves hematomas dependiendo de la zona tratada.

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra de manera natural en el cuerpo humano. Debido a que el ácido hialurónico se crea mediante biosíntesis en un laboratorio, los pacientes no necesitan realizarse una prueba de alergia antes de recibir el tratamiento.

Uno de los principales beneficios del relleno es que los resultados del producto duran más que los que se obtienen con los otros reductores de arrugas, como el colágeno y las inyecciones de grasa.

Los riesgos son pocos, ya que los materiales que contiene el relleno se producen de manera natural en el cuerpo humano y, por lo tanto, no provocan alergia. Existe un efecto secundario de inflamación en el lugar de la inyección, pero esto es normal y desaparece rápidamente después del tratamiento.

Las mujeres embarazadas o en etapa de lactancia, o pacientes con sistemas inmunológicos débiles, no deben someterse a tratamientos con rellenos.