Cirugía de párpados – bolsas

Las cirugía de párpados que se presentan tanto en los párpados superiores como, más a menudo, en los inferiores, se producen por el debilitamiento de las estructuras de contención de la grasa orbitaria (que rodea el ojo) y ligamentos que mantienen los párpados en su posición. Ello hace que la grasa normal que rodea al ojo avance más allá del reborde orbitario inferior provocando la convexidad que llamamos bolsas.

Síntomas

Las bolsas se observan a simple vista. Algunos pacientes las notan, también, dado que aquellas que surgen en los párpados superiores dificultan su visión.

 

Causas de bolsas

Los párpados constituyen tejidos con una anatomía compleja y  una función delicada. Se encargan de  proteger los ojos, y su disposición anatómica confiere la apariencia estética única de la persona.

Desafortunadamente, y por diferentes factores entre los que se encuentran la edad, factores ambientales y factores hereditarios, tanto los párpados superiores como los inferiores pueden desarrollar protusiones o “bolsas” debido a que la piel se vuelve menos elástica y con mayor laxitud los tejidos de contención que actúan a modo de tabique, se debilitan y permiten que  el tejido adiposo que rodea al globo ocular se vuelve más evidente.

En algunos pacientes, las causas incluyen intervenciones estéticas previas.

Es frecuente ver personas que han sido intervenidas con anterioridad y que han cambiado su configuración facial y de expresión de una forma exagerada.

En algunos pacientes se observan incluso alteraciones indeseables como el descenso de los párpados inferiores, lo que deja ver blanco debajo del ojo, curvatura en la parte lateral del párpado y, en algunos casos,  hasta dificultad para cerrar y proteger los ojos de manera adecuada lo que puede llegar a provocar problemas corneales y visuales.

Esto es particularmente importante en personas con “ojos secos” y que utilizan lágrimas o lubricantes artificiales ya que un exceso de cirugía podría empeorar su condición.

El objetivo y la finalidad  de la cirugía de párpados, está en mejorar la estética palpebral sin que haya cambios en la función habitual de los párpados.

El cirujano oftalmólogo con formación en cirugía de párpados está especialmente formado para realizar esa intervención y cuidar, al mismo tiempo, de la salud ocular. También está familiarizado con la reparación de secuelas indeseables de cirugías estéticas previas.

Cirugía de Párpados: Tratamientos

Los tratamientos más habituales son, en el caso del complejo superior de la cara,  la blefaroplastia o cirugía de párpados y  cirugía de cejas.

Las incisiones en el párpado superior se realizan siguiendo el pliegue natural del párpado superior, para que de esta manera quede perfectamente camuflado y oculta a la vista.

Para abordar el párpado inferior en la mayoría de los casos se emplea un acceso transconjuntival (por la parte interna) lo que permite evitar cicatrices visibles. En muchas ocasiones, y siempre dependiendo de los cambios que presente el paciente, se combinan estas cirugías con procedimientos que tratan las arrugas y la textura de la piel.

Cirugía de Párpados – FAQ

Soy varón y tengo bolsas en los párpados superiores. ¿Voy a mantener mi aspecto masculino una vez operado?

Sí, es muy importante identificar, respetar y mantener los rasgos masculinos tras la intervención. Parte del objetivo de esta intervención es “aligerar” el aspecto periocular sin que sea evidente que se ha realizado una operación.


 

¿La recuperación es muy prolongada?

Habitualmente, y como en toda intervención, hay una fase de inflamación activa que alcanza su máximo aproximadamente 48 horas después de la intervención. Durante este periodo se pide al paciente que aplique frío a la zona operada para disminuir el grado de inflamación máxima, y haga reposo relativo. Tras este periodo, la inflamación empieza a resolverse y el paciente puede volver, de forma gradual,  a sus actividades cotidianas. La inflamación se resolverá dependiendo de la reacción del propio paciente a la intervención y al grado de hematoma, el cual puede estar presentes hasta 2 semanas tras la intervención. No se recomienda realizar deporte hasta transcurridas las 2 semanas.


 

¿Es dolorosa la operación ?

La intervención no es dolorosa. Se realiza bajo anestesia local además de sedación intravenosa  con monitorización a cargo de un médico anestesiólogo. El anestesiólogo administra una dosis controlada de sedantes para lograr que el paciente no se sienta dolor durante la aplicación de la anestesia local y este tranquilo y relajado durante toda la intervención. Una vez concluida, y tras  finalizar el efecto de la anestesia tampoco suele haber dolor.


 

¿Puedo operarme los párpados si tengo alguna enfermedad ocular?

Antes de someterte a una cirugía de párpado se recomienda someterse a una exhaustiva revisión oftalmológica.

Ello detecta  problemas oculares que pueden ser causa de un resultado indeseable. Aquellos pacientes que tienen ojos secos o alteraciones en la posición de sus párpados, pueden ser tratados en forma conjunta de estos problemas.


 

¿La cirugía quita las patas de gallo o arrugas de los costados de los ojos?

La cirugía de párpados no corrige las patas de gallo. Para esa alteración puede utilizarse la toxina botulínica, que suaviza las arrugas que se producen al sonreír, o bien tratamientos de “peeling” facial y periocular para disminuir las arrugas estáticas. Estos tratamientos adicionales se pueden realizar en el momento de la blefaroplastia.